Ir directamente al contenido
¡Descubre aquí nuestras alternativas sostenibles para cuidar el planeta!

Primeros pasos para empezar a generar menos residuos

Las grandes victorias son las que se ganan poco a poco asique no colapses intentando pensar como cambiarlo todo de golpe.

Aquí te dejamos los 5 primeros pasos que seguimos cuando nosotros empezamos a reducir nuestros residuos:

Analiza tu basura

Detectar cuáles son las zonas donde más basura generas es fundamental para poder empezar. En nuestro caso era muy evidente: la cocina y el baño. Si conseguíamos reducir la basura en estas dos zonas de la casa, evitaríamos la mayoría de lo que estábamos tirando cada día.

En la mayoría de los hogares sucede lo mismo, pero te invitamos a que realices el ejercicio de mirar con detalle todo lo que tiras en el cubo de basura durante una semana y a apuntarlo en un papel. Aunque parezca una tontería, te darás cuenta al instante de cuáles son los puntos de mejora por los que podrías comenzar.

Una de las cosas que nos sirvió sobre todo al principio, era preguntarnos si podíamos vivir felizmente sin consumir cada uno de los productos que encontrábamos en la basura y por tanto eliminarlos por completo de nuestra lista de la compra. En el caso de que nos resistiésemos a prescindir de alguno de ellos, la idea era encontrar alternativas más sostenibles para realizar el cambio.

En la siguiente foto verás un ejemplo de una lista de artículos que encontramos en la basura y las correspondientes alternativas.

Este simple esquema nos ayudó a organizarnos al principio
Este simple esquema nos ayudó a organizarnos al principio

Al hacer este pequeño ejercicio, te darás cuenta que hay cosas para las cuales todavía no existen alternativas perfectas o simplemente quizás no las has descubierto todavía, pero al menos lo tendrás identificado para el futuro.

Además, al pensar en cada producto individualmente, te cuestionas porqué compras cada cosa: por necesidad, porque se ha convertido en un hábito, por darte un caprichito, o por puro marketing.

Prepara tu kit de la compra y elige bien

Que la cocina sea uno de los lugares de la casa donde más basura generamos, no es casualidad. Hoy en día solo hace falta entrar a un supermercado convencional y mirar a cualquier estante para darnos cuenta que todo, absolutamente todo, está envasado en plástico.
Eso sin contar con la de bolsas de plástico que se utilizan diariamente para transportar la compra…

Concretamente los europeos utilizamos 17 mil millones de bolsas de plástico al año. Por eso, uno de los cambios más notables a la hora de reducir tus residuos, es el de sustituir las bolsas de plástico por bolsas de tela. Tan simple como llevar una bolsita siempre en el bolso/mochila/bolsillo (bien plegada no ocupa casi nada) y cuando vayas a hacer la compra coger alguna más dependiendo de la cantidad que tengas previsto comprar.

En vez de ir a las grandes superficies donde todo está envasado, encuentra tiendas, mercados y comercios locales cerca de casa donde puedas abastecerte de los productos que más consumes. Entabla relación con los comerciantes y así te será más fácil pedir los productos sin envases, envoltorios, etc.

Intenta comprar a granel todo lo que puedas y opta siempre por productos locales, de proximidad y de temporada. Suelen ser productos sin envasado y sin procesar y por tanto mucho más saludables.

Adiós a los plásticos de usar y tirar

Desde la pajita, los cepillos de dientes de plástico o los estropajos, hasta las cuchillas de depilar… Cámbiate a los cepillos de dientes de bambú, las pajitas de acero inoxidable o también de bambú, los estropajos naturales y biodegradables de luffa o las cuchillas de acero inoxidable de toda la vida.

Echa un vistazo en el baño: gel de ducha, champú, suavizante, acondicionador, serum… etc.
Probablemente encontraras un sin fin de artículos envasados en plástico que van directamente al cubo de la basura una vez que los terminamos.
Aunque nos los venden como productos maravillosos, por lo general están llenos de siliconas y otras sustancias químicas que más que ayudar dañan nuestro cabello y son agresivos para la piel.
Prueba a sustituirlos por jabones sólidos, los de barra de toda la vida, de los cuales hay una gran variedad en el mercado, con ingredientes naturales y propiedades realmente beneficiosas.

Aprender a decir ”NO”

No te negaré que es una de las cosas que más nos ha costado, pero una vez que te olvidas de lo que piensen los demás, es genial.

A veces nos preocupa lo que piensa de nosotros el de al lado, que se nos vea como un bicho raro, que nos cataloguen de moralistas, o simplemente que nos miren con cara de poker…
Pero ¡que narices! No quiero usar una pajita de plástico cuando pido un zumo, ni que me den un folleto para tirarlo en la primera papelera que encuentre. No quiero una muestra gratis de una colonia para hombre, ni cuatro bolsas de plástico cada vez que voy a comprar algo.

Si no quiero hacer algo, por mucho que me insistan o por mucho que sea diferente a lo que hace otra persona: “no, gracias” y punto.

No te juzgues, ni a ti ni a los demás

  • No te desmoralices porque no tienes todo bajo control.
  • Valora los cambios que estés realizando.
  • No tires la toalla si alguien te dice que “no se puede”, que “es imposible cambiar los hábitos después de tantos años” y que “por mucho que tú hagas, no va a servir de nada si el resto del mundo no cambia”.
  • No te pongas de mala leche cuando ves comportamientos que no te gustan en otra gente. Quizás ellos desconocen el problema o simplemente no saben que existen alternativas ecofriendly.
  • Habla con las personas y explícales los cambios que has realizado y lo que has conseguido.

Cada uno tiene su propio ritmo, cada uno entiende las cosas de maneras distintas, todos podemos cometer errores y aprender de ellos, pero lo más importante ante todo es el respeto.


Te enviamos mucho ánimo y esperamos que te este articulo te haya gustado y te ayude a ponerte manos a la obra 😄 y si tienes alguna recomendación o consejo adicional, puedes compartirlo con nosotros comentando aquí abajo.

Por último, nos gustaría acabar este post con una frase de Bea Johnson: “Si vives con menos tienes más tiempo para lo importante” ❤️

¡Hasta pronto!