Ir directamente al contenido
¡Descubre aquí nuestras alternativas sostenibles para cuidar el planeta!

3 productos básicos para tu kit de higiene bucal zero waste

Cuando empiezas a hacerte consciente del impacto y el uso masivo del plástico, tu visión del mundo cambia.

De repente te fijas en objetos que te rodean —botellas, envoltorios, recipientes— en los que antes no te fijabas. Y a partir de ese momento sólo ves una cosa: plástico, plástico y más plástico.

Resulta extraño, pero simplemente, has abierto los ojos. Así que un día entras en el baño y… ¿qué ves?

Jabones, cremas hidratantes, champús, acondicionadores, peines y cepillos del pelo y por supuesto todo tipo de productos de higiene bucal: cepillos y pasta de dientes, hilo dental, enjuague bucal… en botellas, tubos y materiales de plástico.

Así que si echas un vistazo a tu cuarto de baño, seguramente te des cuenta de que hay muchas cosas que podrías cambiar, pero no tienes por qué hacerlo todo de golpe.

¿Por dónde empezar? No hay ninguna regla, pero los productos de higiene bucal sin plástico son un buen punto de partida.

(Eso sí, espera a terminar los productos que ya tienes, no los tires. El objetivo es no desperdiciar nada que ya tengas.)

Más allá de que sea uno de los cambios más fáciles, rápidos y económicos, tiene un gran impacto medioambiental. Para que te hagas una idea:

  • Una persona gasta de media unos 300 cepillos de dientes a lo largo de su vida
  • En España se desechan 180 millones de cepillos al año

Y dos estadísticas más graves…

  • Un cepillo de dientes tarda en degradarse entre 75 y 100 años (¿recuerdas tu primer cepillo de dientes? Aún sigue existiendo en algún lugar…)
  • Se calcula que el 1% de los residuos plásticos que acaban en el fondo marino son cepillos de dientes desechados.

Además de las consecuencias para el medioambiente, están las consecuencias para la salud.

¿Sabías que la boca es una de las partes más absorbentes de nuestro cuerpo? Por eso algunos medicamentos se administran de forma sublingual.

Puedes pensar en la boca como en una autopista por la que las sustancias químicas de los productos de higiene bucal llegan rápidamente a nuestro torrente sanguíneo.

De ahí que sea tan importante elegir productos naturales que no contengan químicos dañinos o tóxicos como triclosan, sodium lauryl sulfate, edulcorantes artificiales, fluoruro, agentes espumantes, glicerina sintética, etc.

Y por eso en este artículo te cuento cómo construir tu propio kit de higiene bucal zero waste.

Yo siempre aconsejo empezar por lo básico, así que no necesitarás gran cosa, apenas 3 productos en realidad. Puede que te parezca poco, pero son los que usarás cada día y los que sí o sí necesitas para mantener una buena higiene bucal.

Recuerda que los pequeños cambios siempre cuestan menos. Luego puedes seguir reduciendo tu consumo de plásticos de forma gradual.

Lo importante es empezar, así que… ¡vamos allá!

1) Cepillo de dientes de bambú

Por la frecuencia con la que lo usas y por su impacto medioambiental, el cepillo de dientes es el producto clave de la higiene bucal sin plástico. Si tu kit zero waste tuviera un sólo producto, sería este.

El cepillo de dientes con mango de bambú y cerdas de nailon a partir de aceite de ricino es la opción más sostenible que hemos encontrado hasta el momento y es una opción 100% biodegradable, vegana y cruelty free.

Cepillo de dientes de bambú
Cepillo de dientes de bambú

Los motivos que convierten al cepillo de dientes de bambú en el rey de los cepillos sin plástico están relacionados con las propiedades del bambú.

  • Es una planta con propiedades antibacterianas
  • Crece muy rápidamente, es un recurso casi inagotable
  • Es un recurso naturalmente ecológico: no es necesario echarle ningún tipo de fertilizante

Además, su tacto es bastante suave y la sensación física de cepillarse los dientes con un cepillo de bambú no es muy distinta de la que tienes con un cepillo de plástico normal.

Cómo desechar correctamente un cepillo de dientes de bambú

Sí, el cepillo de dientes de bambú es una opción biodegradable. Sin embargo, es mejor separar la cabeza del mango.

¿Por qué? El bambú es compostable y se puede degradar en condiciones normales, pero las cerdas necesitan temperaturas estables de 50 grados durante unas pocas semanas para descomponerse por completo.

Normalmente, en las condiciones del hogar, no llegamos a estas temperaturas. Por eso, lo mejor es separar el mango de las cerdas y poner la parte de las cerdas en la basura común y el mango en el compost.

Ecotip: antes de tirar a la basura tu cepillo de dientes de bambú, puedes alargar su vida dándole muchos otros usos, por ejemplo: para limpiar juntas, baldosas, o para la cocina, para lavar champiñones, patatas… o incluso para frotar con jabón alguna manchita en la ropa.

Otros cepillos de dientes sin plástico

Además del cepillo de dientes de bambú con cerdas de nailon, existen otros tipos de cepillos de dientes sin plástico .

Para el mango del cepillo, el abanico de posibilidades no es muy amplio. La cosa se mueve entre el bambú y algún que otro tipo de madera, como la haya.

Sin embargo, en las cerdas del cepillo puedes encontrar otras opciones con cerdas fabricadas a partir de pelo de cerdo. Para nosotros esta no es una opción ni ética ni sostenible, ya que estamos en contra del uso de productos de origen animal.

Recientemente hemos visto que están apareciendo cepillos con cerdas fabricadas a partir de fibras de bambú, pero todavía no hemos probado ninguno. (En cuanto lo haya encontrado y probado, ¡ten por seguro que te lo contaré!)

2) Pasta de dientes natural

Aceite de Coco, arcilla blanca, manteca de Karité, bicarbonato sódico… todos ellos son ingredientes comunes de la pasta de dientes natural.

Y sobre estas bases se suelen añadir otras sustancias adicionales que aportan propiedades extra o un toque de sabor y color, como la mandarina o la hierbabuena.

Dentro de esas sustancias extra que usamos para potenciar los efectos de la pasta de dientes natural está el carbón activado, que es uno de los grandes protagonistas de la higiene dental zero waste.

Pasta de dientes de carbón activado
Pasta de dientes de carbón activado

En primer lugar porque es es una sustancia 100% natural, de uso alimentario y farmacéutico (¡se usa hasta para tratar envenenamientos!).

Además, es muy efectivo atrapando sustancias —como las bacterias y la placa— por lo que te puedes enjuagar mejor. De ahí que se reconozca su alto poder blanqueador.

La pasta de dientes de carbón activado no te va a quitar manchas profundas, pero sí es muy efectiva para eliminar manchas superficiales de vino, té o café.

Y para terminar, por si fuera poco, tiene propiedades mineralizantes por su alto contenido en calcio, potasio y magnesio. ¿Le podemos pedir algo más?

Yo diría que no 😄 Pero puede ser que el formato, el color, o la idea de misma del carbón activado no te convenza. En ese caso tienes otras opciones de dentífricos zero waste, como las que te comentaba antes:

3) Hilo dental vegano de carbón activado

Hay gente que lo usa en cada lavado, tras cada comida. Hay gente que no necesita usarlo de forma tan regular. Pero si hablamos de una limpieza bucal en profundidad, el proceso no está completo hasta que te pasas el hilo dental.

Por este motivo, lo uses más o lo uses menos, este producto es el último de tu kit básico de higiene bucal zero waste.

¡Hilo dental sin plástico!
¡Hilo dental sin plástico!

El hilo dental vegano que tenemos nosotros también es de carbón activado (ya te lo había dicho, ¡el carbón activado es un gran aliado de la higiene bucal zero waste!) y está encerado con cera de candelilla. Pero también hay hilos dentales de seda natural.

Si te preguntas por su duración, es exactamente la misma que la de cualquier otro hilo dental: dependerá de la frecuencia y del trozo que uses.

Pero lo bueno es que una vez que se te acaba, sólo tienes que comprar de nuevo el recambio, ya que este tipo de hilo dental suele venir en envases de vidrio reutilizables.

Otros productos de higiene bucal sin plástico

Con un cepillo de dientes, pasta de dientes e hilo dental ya tienes tu kit básico de higiene bucal zero waste. Pero si quieres, puedes ir un paso más allá. O mejor dicho, dos pasos más allá.

El primero consistiría en usar enjuague bucal en pastillas, que cumple exactamente la misma función que el de toda la vida, pero viene en tarros de cristal y, sobre todo, está hecho con productos naturales.

Porque… ¿sabías que la mayoría de enjuagues contienen hasta un 26% de alcohol en su composición?

Además de las ventajas para la salud, el formato sólido es una ventaja super práctica en un producto de higiene bucal: puedes llevarlo a todas partes, incluso si viajas en avión.

Este enjuague bucal de Georganics tiene ese agradable sabor a hierbabuena y deja una sensación de limpieza y frescor (sin que te pique la boca durante 10 minutos o te anule las papilas gustativas, como pasa con otros enjuagues)

Y el segundo producto extra es para todos l@s que quieran una sonrisa deslumbrante. Porque también existe el blanqueador dental zero waste, aunque sus efectos (por suerte) no lleguen al nivel de aquel tratamiento que se hizo Ross (¿te acuerdas de aquel capítulo de Friends?)

Igual que sucedía con las pastas de dientes, estos productos casi siempre están hechos a base de carbón activado o de bicarbonato. Pero no es un sustituto de la pasta de dientes. Puedes usar el blanqueador de forma adicional una o dos veces a la semana.

Por último, es probable que necesites algunos accesorios para guardar o transportar estos productos básicos, así que te dejo un par de ideas extra para terminar:

  1. Guarda tu cepillo sin plástico en un tarro de cristal. También puedes usar el clásico vaso. Si el tarro es muy profundo, puedes rellenar el fondo con piedritas o arena para que el cepillo sobresalga un poco más.
  2. Hazte con una funda a la altura de tu cepillo (sin plástico, of course). Si comes fuera habitualmente y te llevas el cepillo de dientes a todos lados, también existe una solución zero waste. Échale un ojo a esta bonita funda de algodón para llevar tu cepillo adonde quieras.

Voilà! Ya tienes tu kit de higiene bucal zero waste.

Y te lo aseguro, la sensación de cuidar de tus dientes mientras cuidas del planeta compensa el esfuerzo extra que puedas necesitar para hacerte con estos 3 o 4 productos.

¿Te animas? Si ya lo has hecho o tienes dudas, te espero en los comentarios 😃