Ir directamente al contenido
¡Descubre aquí nuestras alternativas sostenibles para cuidar el planeta!

10 ideas para reducir tu basura si estás de vacaciones

Ya hace dos semanas que terminó el mes de julio, y con él, la campaña de Plastic Free July , a la que se sumaron miles de personas de todo el mundo.

Este tipo de iniciativas nos hace muy felices porque para nosotros todos los meses son “plastic free”.

Por eso, aunque ya estamos en agosto, no nos podemos olvidar de las buenas costumbres. Sobre todo mientras estamos relajados de vacaciones paseando por la playa, caminando por la montaña o tomando algo con los amigos en una terraza.

Y como sabemos que sois muchos los que os estáis sumando a este nuevo mundillo, os dejamos estas 10 ideas para vivir sin plásticos en verano:

  1. Con semejante calor, da por hecho que vas a necesitar beber agua cuando salgas de casa durante unas horas. Acuérdate de llevar siempre contigo una botella de agua reutilizable de acero inoxidable y si se termina, puedes rellenarla en cualquier fuente con agua fresquita.

  2. Si eres de café o té también en verano, rechaza los vasos de usar y tirar. Qué no te engañen, no solo la tapa es de plástico, sino que además el propio vaso tiene una fina capa de plástico en el interior que hace que sea impermeable. Esto no es bueno ni para ti (ya que al contacto con el calor de la bebida se liberan toxinas que van directas a tu organismo), ni para el medio ambiente. Como alternativa, lleva tu propia taza reusable. Las puedes encontrar de vidrio o de bambú.

  3. Si vas a coger un vuelo, lleva una bolsa reutilizable tipo tote bag de algodón con algo de comida para comer antes del vuelo. Los snacks en los aviones están cargaditos de plástico de usar y tirar, y normalmente tampoco es que la comida que te dan sea una delicia gourmet.

  4. También puedes llevar contigo unos cubiertos de madera que son muy prácticos, reusables y no pesan nada.

  5. En general, no nos entusiasman los envoltorios, pero los wraps de cera de soja nos parecen la alternativa perfecta para llevar un sándwich. Además son zero waste y cruelty free.

  6. Los helados son una de nuestras cosas favoritísimas del verano, y por suerte hay una manera de no generar residuos mientras disfrutas de uno bien rico. Pídelo siempre en cucurucho en vez de en tarrina y sin cucharita de plástico (que para eso tenemos la lengua). Ah, y nada de probar todos los sabores que tienen, porque para cada uno utilizarán una cucharita de plástico distinta y las tirarán instantáneamente ¡¡Horrible!!

  7. Cuando no hay una heladería cerca, siempre optamos por un batido bien fresquito o un smoothie. Si eres de los que te gusta beber con pajita, lleva una reusable en tu bolso o bolsa. Las hay de acero inoxidable, de bambú, de vidrio…

  8. ¿Vas de picnic a la montaña o a un parque? Se previsor/a y no compres tu comida en un take-away, porque todo suele venir envasado (normalmente en plástico). Lleva tu comida en un recipiente de acero inoxidable o de aluminio.

  9. Últimamente hemos visto que están muy de moda unos ventiladores de mano que van con una pila y que son de plástico. Es el tipo de “cacharro” que o se deja olvidado en un cajón y nunca lo usas, o si no, te duran cuatro días contados y se estropea. Mucho mejor un abanico de toda la vida de madera y tela y ¡a ejercitar la muñeca sea dicho!

  10. Y, por último, ya que seguramente en algún momento acabes yendo a la playa, aprovecha para recoger 10 residuos que veas en la arena o en el mar. Aunque no sea directamente tu basura, el planeta te lo agradecerá.